Insolentes, disidentes, insumisas: sobre el libro «El arte en tetas»

Por Demian Orosz para La Voz de Córdoba

Denunciar la opresión sobre las mujeres y atacar las tradiciones patriarcales son movimientos que la artista turca Sükran Moral conjuga con audacia. En 2010, durante una performance en Estambul, mantuvo relaciones con otra chica detrás de una cortina semitransparente. Por esa acción recibió amenazas de muerte. También llevó a cabo intervenciones como meterse en un baño para hombres y sacarse fotos en tetas, o escenificar un casamiento con tres novios en un pueblo kurdo.

Una pieza escalofriante consistió en presentar a una muñeca con cara de niña, vestida para una boda, frente a un colchón regado con sangre. La instalación refería a la costumbre de entregar en casamiento a las hijas que alcanzan la pubertad.

El exilio puede ser el destino de artistas insumisas como Sükran Moral, cuya historia de vida en estrecho vínculo con su estética se une a las de otras 19 mujeres en El arte en tetas, reciente libro de Cristina Civale que reúne textos publicados en el suplemento Las 12, en el diario digital infobae.com y en jaquealarte.com, la web que administra la periodista argentina.

En el prólogo, Civale precisa su objetivo de ajustar cuentas con el cuento del arte narrado en clave exclusivamente masculina y, en simultáneo, aportar al empoderamiento de las mujeres iluminando la potencia de los imaginarios femeninos en el arte contemporáneo internacional.

Imaginarios que ponen en escena el cuerpo, la violencia doméstica, la lucha por los derechos y la libertad sexual.

El arte en tetas arranca con “Mujeres radicales”, la muestra señera de 2018, curada por Andrea Giunta y Cecilia Fajardo Hill, que investigó y exhibió la sorprendente y sofocada producción de 120 artistas latinoamericanas.

La recopilación incluye textos sobre figuras muy conocidas como Yoko Ono, demonizada como la bruja que separó a The Beatles, o la japonesa Yayoi Kusama, quien vive recluida en un hospicio y utiliza su arte como una especie de cura a sus alucinaciones, hasta la estadounidense Kelly Reemtsen.

Materia de identidad

“Lorna Simpson sabe que no es lo mismo ser mujer que ser negra. Sabe que ser negra no es lo mismo que ser pobre -aunque haya tantas confusiones-. Lo sabe porque esa materia de identidad y de violencia es la materia de su obra audiovisual y poética, en la que la denuncia de las maquinarias del sexismo y el racismo aparece como un alfiler escondido en un bocado exquisito, el de su arte”, escribe Civale, con pulso perfecto, sobre la artista afroamericana.

De Orlan a a Sophie Calle, de Mona Hatoum a Carol Rama, pasando por Diane Arbus, Zanele Muholi, Tania Bruguera, Voluspa Jarpa o Marina Abramovic, entre otras aristas, El arte en tetas ofrece miradas precisas en un abanico lleno de matices.

El libro traza también los perfiles de un puñado de argentinas como Liliana Maresca, Ana Gallardo, Adriana Lestido y Graciela Sacco, la rosarina cuya muerte impactó con fuerza en el medio y fue el disparador de Nosotras Proponemos, movimiento que está haciendo crujir las conductas y parámetros machistas en el mundo del arte.


El arte en tetas. Mujeres artistas que cambiaron la historia del arte

Cristina Civale
Editorial Milena Caserola
216 páginas
$ 620

El libro se presentó el jueves 17 en la galería The White Lodge, donde está a la venta. También se puede adquirir a través de la web: http://la-periferica.com.ar/libro/EL-ARTE-EN-TETAS.