Galerías que no son galerías

En extremos opuestos de la ciudad “la Boca y Palermo Hollywood“, P.O.P.A. y This is not a gallery convergen, sin embargo, en un mismo concepto de romper moldes tradicionales, integrar a la gente del barrio, en una suerte de arte al paso con cierto clima del under berlinés.

Ellos ni siquiera lo sabían. Ellos son Marcelo Bosco y Jo Johannes “directores de publicidad y artistas polirrubro, factotums del último espacio nocturno under del SXXI, el recordadísimo club Kim Novak“. Aquello ocurrió hace casi veinte años. En Lamadrid al 200 “en pleno barrio de La Boca“ realizaron una muestra con artistas como Febe de Felipe, Florencia Braga Menéndez, Juan Calcarami, Héctor Meana, Mariano Galperin y Fabiana Barreda, entre otros. Todos expusieron sus obras en un inmenso loft, donde Bosco y Johannes vivían, casi como un juego y luego se olvidaron y volvieron a sus cosas.

Ahora, hace minutos, en febrero de 2011, por el impulso intrépido de Bosco, acompañado por su amigo-socio Johannes, abrieron a seis cuadras de aquel loft emblemático el espacio de arte P.O.P.A., justo a la vuelta de Proa. Lo llamaron así casi como un chiste pero también como un complemento del kunsthalle más importante de la ciudad, con el que son cómplices. Comparten lista de invitados y planean, a partir de mediados de año, aunar fuerzas para realizar las inauguraciones los mismos días y así sumar público y crear un polo de arte.

P.O.P.A. es más que una galería, ya que, entre sus objetivos, la exposición de obras es sólo un punto más. Realizan brunches (almuerzos tardíos) cada sábado bajo la batuta del renovado Johannes, un pintor consumado, pero ahora flamante chef de carbonadas y mondongos, un espacio de encuentro de artistas que se mezclan con los habitantes del barrio en un proyecto de integración surreal. Un espacio también para la enseñanza, allí realizan sus maratones didácticas bautizadas Art race, donde un grupo selecto de alumnos una vez por semana asiste a una clase en la que aprenden cómo ser directores de arte de cine a través de trabajos bien prácticos que incluyen una concreta inserción laboral.

P.O.P.A. acaba de nacer y ya plantó dos muestras exitosas. On drag y Obras de Juan Aguerre, coleccionista y pintor que por primera vez expuso su producción de pinturas sobre maderas, y justo ahora, el 14 de mayo, apostará por la muestra de un estadounidense que se autoconvocó. Quién sabe por qué benditos movimientos de la red se enteró de la existencia de P.O.P.A. y casi rogó hacer una muestra allí. Bosco y Johannes ,luego de estudiar la propuesta, le dieron el visto bueno y es así como el artista off Mike Rubin, oriundo de Los Angeles, llegará de forma exclusiva a este reducto novedoso de La Boca, en Lamadrid 882, para presentar una de sus inquietantes instalaciones. Como en cada opening de P.O.P.A. se espera un atolladero de público que nace el boca a boca y del fantástico uso de las redes sociales, un atolladero que venerará probablemente al ar tista y que beberá los tragos que brinden los anfitriones seguramente mucho más allá de la hora señalada para el cierre, las 9 de la noche.

En la otra punta de la ciudad, en Palermo Hollywood, un fenómeno simétrico y ligeramente más antiguo también está dando que hablar y se está consolidando, al igual que P.O.P.A., como un espacio que trasciende la denominación de ‘galería’. Se trata de This is not a gallery (en español literalmente ‘Esto no es una galería’). Y efectivamente no lo es. Basta con llegar a la puerta de Cabrera al 5849 para darse cuenta. Allí nos recibe un discreto stencil con el nombre del espacio y un visor artístico. Sí. En la puerta este visor está dotado de un video desde el cual se transmiten en un sin fin durante todo el día obra de videoarte. El objetivo, nos cuenta Carlos Baragli, su director junto a Leo Pratt, es que el arte sea accesible para cualquier transeúnte sin que tenga que hacer el esfuerzo de entrar al espacio. Una suerte de arte al paso. TINAG, como la conocen sus habitués por las siglas de su nombre, es un espacio enorme que cuenta, a su vez, con microespacios. Un pasillo al aire libre donde se hacen maratones de street art, openings y fiestas de todo tipo “allí tuvo lugar el lanzamiento de la auspiciosa revista de arte virtual Sauna“; el galpón “quizá el espacio más acorde a una galería convencional“ donde se realizan exposiciones diversas. Desde que abrieron, hace más de tres años, pasaron artistas de toda talla, desde obras de consagrados como León Ferrari hasta del ascendente Dany Barreto con su increíble ‘Siesta paraguaya’. El galpón está siempre a disposición de los artistas, eso que hoy se llama ‘procesos creativos de sitio específico’, que suelen preparar las obras especialmente para el espacio y con mucho tiempo de antelación. Nunca menos de un año. Pueden intervenirlo según sus necesidades. No hay límites. Actualmente, recién inaugurada, se encuentra la muestra de Retiro de Marcos Bertucelli, que en ocasión del último aniversario de la guerra de Malvinas, indaga en modo de videoinstalación las relaciones entre Argentina e Inglaterra desde la invasiones inglesas hasta hoy. ‘Es la primera muestra histórica que encaramos’ “dice con orgullo Baragli“ que a su vez confirma que por esas cosas del azar la galería se fue convirtiendo en un espacio de exposición casi exclusivamente de videos y de videoarte.

Entrar a P.O.P.A. o a This is not a gallery nos hace viajar en el espacio. ¿Uno se encuentra en un lugar de vanguardia de Berlín al este o del East Village de Nueva York? En absoluto. Basta con asomar la cabeza a la puerta o a cualquiera de sus ventanas, o aguzar el oído para escuchar el murmullo inconfundible de nuestro idioma, y desde las aperturas mencionadas oler los benditos aires nuevos que trae Bu enos Aires en este siglo que recién abre, donde nada, por suerte, es sólo una cosa, sino varias a la vez, y toda buenas y necesarias y maravillosas.

 

La nota completa en Í‘