Kim y Novak: La fiesta inolvidable

El sábado 6 vuelve el espíritu clubber a Buenos Aires en una fiesta de una sola edición. Será en el Konex para conmemorar un lugar de leyenda, el reducto nocturno Kim y Novak que funcionó entre 2004 y 2009 en la esquina de Godoy Cruz y Güemes.

Lo inventaron los directores publicitarios y artistas visuales Marcelo Bosco y Jo Johannes (Jojo) a su imagen y semejanza. Así es: “Durante el año 2002, viviendo en Barcelona y habiendo escapado al corralito –explica Bosco–, se nos ocurrió la idea de poner un sitio para amigos en España. El proyecto no prosperó pero sabíamos que no terminaría la década sin abrir Kim. El nombre surgió de nuestros productores españoles Quim (Joaquim) y su socio, cuyo nombre hoy aún no podemos recordar y sencillamente los llamábamos los Kim y Novak. Ya en Buenos Aires, surgió la locación, un almacén de principios de siglo que albergaba a travestis de la zona.”

Con decoración kitsch, una pared mural pintada con piernas de bataclanas por JoJo, una inmensa lámpara de falsas perlas, colores cambiantes en las paredes y en los vidrios –ya que mantuvieron la estructura del almacén y todo se veía desde la calle–, el primer piso oficiaba como living informal con una gran barra siempre adornada por flores de caña alta. Al sótano se accedía por una estrechísima escalera, la barra era mas pequeña y rodeando las paredes se instalaron sillones y un espacio central para permanecer de pie y hablar, escuchar música y finalmente bailar. En invierno o verano colocaban sillones y mesitas en la calle que solo cuando llovía estaban vacías. “Por esa esquina pasaron desde Willem Dafoe a Francis Ford Coppola –apunta Bosco–, también el fotógrafo David Lachapelle y Héctor Babenco. Desde artistas internacionales prestigiosos como Molotov, Manu Chao a los Rolling Stones. Pero sobre todo a los solos y solas de Palermo que lo toman como su living después de cenar”. El lugar tuvo espíritu de club y si bien no se podía bailar luego de las cuatro de la mañana en el subsuelo el dancing era inevitable. Kimi fue gay friendly, hetero friendly, freak friendly, trans friendly, humano y mascota friendly. “Kimi”, como lo llaman sus clubbers, se pudo dar el lujo de decir que todo animal de la noche alguna vez al menos, usó alguno de sus dos baños. El músico francés Benjamin Bolay lo menciona destacadamente en una canción llamada Buenos Aires.

A la fiesta del Konex ya se apuntaron más de 500 personas que compraron sus entradas a 90 pesos por Ticketeck, el día del evento costará un poco más: 110 pesos.

Kim y Novak fue un lugar único en la noche porteña de este siglo. Fue el último espacio glam y trash que aglutinó a todxs (drags, estrellas de rock, peatones ocasionales y los ebrios de siempre). Todos sus habitués –el sitio cerró en 2009 con una fiesta que duró hasta la tarde siguiente custodiada por la policía que lo iba a clausurar pero que también se llevó la recaudación del día– prometen asistencia perfecta.

Algunas voces. Nos cuenta Kito Rojas, un habitante de la noche y productor de eventos: “El escenario es como predio de Brooklyn, la gente un arco iris explosivo dado por personajes de color que representan la moda, el rock, el arte. Esos eran los asiduos concurrentes a nuestro viejo Kimi de Godoy Cruz.”

Por su parte el periodista M.S. Dansey, que prometió asistir junto a su pareja el artista Guido Ignatti, afirma que “en el “Kimi” pasaban cosas. La noche no estaba guionada. Había personajes y un poco de eso iba la cosa, había que entrar con actitud, bien arriba. Fue el último bastión del underground porteño, el resabio de esa época dorada que fue de fines de los 80s a principio de los 90s. En el Kimi se respiraba el espíritu libertario de aquella época, se conjugaba lo alto y lo bajo, la calle y el glamour. Si tuviera que definir el perfil del habitué, diría que es un hedonista militante, que coquetea con el lujo pero sin la carga moral conservadora del típico burgués. En todo caso sería como un aristócrata decadente que disfruta de las drogas, que vive su sexualidad abiertamente, rayando la promiscuidad, y que siente cierto desprecio por el dinero, en el sentido de que no vive para trabajar, no le interesa la guita, aunque cuando la tiene le guste gastarla en ropa, comidas, viajes: lo que se dice un bon vivant”.

Tocarán en una noche que todos palpitan que será inolvidable los Djs Mina, Ro-K y Maxi Aubert. Sister flower and Jamie del Moon de Nueva York presentarán su último clip. Y estarán sus dueños como anfitriones junto a Leticia Brédice, amiga y musa de los creadores de Kim. No faltarán las más bellas drag queens de la ciudad para servir tragos y seducirnos con su despampanante belleza. Entrañable y peligroso, el consenso es que todxs extrañaban a Kimi y el sábado será la oportunidad para sacudir la nostalgia.

Sábado a partir de las 23, en Ciudad Cultural Konex,
Sarmiento 3131

Publicado en el suplemento Soy del diario Página 12 en febrero de 2016